Cada año, el 2 de abril, se celebra el Día Mundial del Autismo. Esta fecha nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre la importancia de la concienciación y comprensión del autismo en la sociedad. Para los padres y cuidadores, encontrar actividades para niños con autismo adecuadas puede ser un desafío, pero es fundamental para su desarrollo y bienestar. En este artículo, exploraremos 7 actividades especialmente diseñadas para niños con autismo, que les ayudaran a explorar el mundo, desarrollar habilidades sociales y disfrutar de momentos de diversión y aprendizaje.

Si quieres especializarte en este ámbito, no lo dudes más y fórmate con la maestría internacional en trastornos del espectro autista. 

¿Qué juegos puedo jugar con un niño con autismo?

Los juegos son una parte crucial del desarrollo infantil, ya que no solo proporcionan entretenimiento, sino que también ayudan a desarrollar habilidades sociales, cognitivas y motoras en los niños. Para los niños con autismo, los juegos pueden ser una herramienta invaluable para fomentar la interacción social, mejorar la comunicación y promover el aprendizaje.

Aquí hay 7 actividades para niños con autismo especialmente beneficiosas :

Juegos sensoriales

Estos juegos se centran en estimular los sentidos del niño, como el tacto, la vista, el oído y el olfato. Puedes crear una caja sensorial con diferentes texturas, colores y sonidos para que el niño explore y experimente.

Juegos de imitación

Los niños con autismo a menudo tienen dificultades para comprender las interacciones sociales, pero los juegos de imitación les brindan la oportunidad de practicar habilidades sociales básicas. Puedes jugar a imitar acciones simples, como saludar, aplaudir o hacer gestos faciales.

Juegos de rol

Estos juegos fomentan la creatividad y la imaginación, y pueden ayudar a los niños con autismo a desarrollar habilidades de comunicación y resolución de problemas. Puedes jugar a ser diferentes personajes o situaciones, como médico y paciente, o chef y cliente.

Maestría Internacional en Trastornos del Espectro Autista

Juegos de construcción

Los juegos de construcción, como bloques o rompecabezas, pueden ayudar a mejorar las habilidades motoras finas y la coordinación mano-ojo del niño. Además, estos juegos también fomentan la concentración y la paciencia.

Juegos de seguimiento visual

Estos juegos ayudan a mejorar la atención y la concentración del niño, así como su capacidad para seguir instrucciones. Puedes jugar a juegos como “Encuentra la imagen” o “Sigue el movimiento”, donde el niño debe seguir un objeto en movimiento con la mirada.

Juegos de música y ritmo

La música tiene un poderoso efecto en los niños, y puede ser especialmente beneficiosa para aquellos con autismo. Puedes tocar instrumentos musicales simples, como tambores o maracas, y animar al niño a seguir el ritmo.

Juegos al aire libre

Pasar tiempo al aire libre es importante para todos los niños, y puede ser especialmente beneficioso para aquellos con autismo. Puedes ir al parque y jugar en los columpios, jugar a atrapar una pelota o simplemente dar un paseo por la naturaleza.

¿Cómo empezar a trabajar con un niño autista?

Trabajar con un niño con autismo presenta desafíos únicos que requieren enfoques específicos. Existen algunas pautas a seguir para ayudarle a alcanzar su máximo potencial y disfrutar de una vida plena y feliz, algunas de ellas son:

  • Conoce al niño. Tómate el tiempo para conocer al niño y entender sus intereses, necesidades y puntos fuertes. Observa cómo responde a diferentes estímulos y situaciones para adaptar tus estrategias de trabajo en consecuencia.
  • Establece rutinas y estructura. Los niños con autismo a menudo se sienten más cómodos y seguros cuando tienen rutinas predecibles y estructura en su vida diaria. Establece horarios claros y consistentes para las sesiones de trabajo, y comunica cualquier cambio con anticipación para minimizar la ansiedad y el estrés.
  • Utiliza apoyos visuales. Los apoyos visuales, como imágenes, pictogramas o tableros de comunicación, son herramientas eficaces para ayudar a los niños con autismo a comprender y procesar la información. Utiliza estos recursos para proporcionar instrucciones claras, secuenciar tareas y facilitar la comunicación.
  • Fomenta la comunicación. La comunicación puede ser un área desafiante para muchos niños con autismo, pero es fundamental para su desarrollo y bienestar. Utiliza estrategias como el lenguaje simplificado, preguntas abiertas y el modelado del lenguaje para fomentar la comunicación verbal y no verbal. Sé paciente y receptivo a las formas únicas de comunicación del niño.
  • Implementa estrategias de manejo del comportamiento. Los comportamientos desafiantes suelen ser comunes en niños con autismo, pero es importante abordarlos de manera efectiva y compasiva. Utiliza técnicas de manejo del comportamiento, como el refuerzo positivo, el tiempo fuera y el redireccionamiento, para promover conductas positivas y reducir los comportamientos problemáticos.
  • Fomenta la participación activa. Motiva al niño a participar activamente en las actividades y tareas propuestas. Utiliza elementos de interés personal del niño como incentivo y celebra sus logros, por pequeños que sean. Fomenta un ambiente de aprendizaje positivo y de apoyo donde el niño se sienta seguro para explorar y experimentar.
  • Colabora con otros profesionales. Trabajar con niños con autismo es un esfuerzo colaborativo que puede involucrar a diversos profesionales, como terapeutas ocupacionales, terapeutas del habla y educadores especiales. Colabora con estos profesionales para desarrollar un plan de trabajo integral que aborde las necesidades específicas del niño en todas las áreas de desarrollo.

Te puede interesar: Guía completa sobre los grados del autismo.

¿Cuáles son los grados de autismo que existen?

¿Cómo trabajar el área cognitiva en niños autistas?

El desarrollo cognitivo es fundamental para el aprendizaje y la comprensión del mundo que nos rodea. En el caso de los niños con autismo, es importante implementar estrategias específicas para trabajar en esta área.

Algunas de ellas son:

  • Juegos de clasificación y categorización. Ayuda al niño a clasificar objetos por color, forma o tamaño.
  • Juegos de memoria. Juega juegos de memoria como “Simon dice” o “¿Dónde está?” para mejorar la memoria y la atención.
  • Actividades de resolución de problemas. Presenta al niño desafíos simples que requieran pensamiento lógico y resolución de problemas.
  • Juegos de atención y concentración. Utiliza juegos que requieran que el niño preste atención y se concentre en una tarea específica durante un período de tiempo.